jueves, 11 de abril de 2013

¿Qué hay de nuevo, hada?


Ir a la página principal

logo las12
Viernes, 31 de agosto de 2012
cosas maravillosas

¿Qué hay de nuevo, hada?

Cómo visten, qué comen, de dónde vienen... El fabuloso mundo de las hadas y sus más remotos secretos fueron puestos negro sobre blanco por la escritora y psicoanalista Laura Palacios.

/fotos/las12/20120831/notas_12/fhd.jpg
Por Laura Rosso
La verdadera historia de las hadas (Planta Editora), con los dibujos de Lola Goldstein, es un pequeño tratado sobre quienes surgieron “justo antes del inicio de los tiempos”. La absoluta confianza en su existencia nos empapa la infancia. Pero ojo, hay un error en creerlas siempre diminutas: ellas pueden elegir el tamaño que se les antoje, y algunas hasta “son capaces de llevar montañas en el bolsillo de sus delantales”, de tan gigantescas. Andan, vuelan y caminan por bosques, paisajes y jardines dejando caer tras de sí “ese polvo igual al de las estrellas”, del que podemos dar fe. Encantadoras, caprichosas, inalcanzables. Así las define la autora, y agrega que su vida secreta merece ser revelada. Afirma que los poetas y los niños tienen la fantástica suerte de verlas más de una vez. Estas criaturas –que no están emparentadas con ángeles, ni brujas, ni monstruos, ni fantasmas– “siempre están huyendo y juegan con la curiosidad humana”, se dejan y no se dejan ver. Son integrantes de un pueblo que ama la música y las flores. Las hay laboriosas y haraganas, gordas y flacas, rubias, morenas y canosas (“y en Irlanda mucha pelirroja”). Se asumen pésimas cocineras, nada saben del ahorro, ni de reglas de educación, están enemistadas con los ratones y temen a los herreros, y si bien son visitantes de nuestros patios, no suelen instalar casitas en el fondo de ningún jardín.
Sin embargo, la autora dice que trató de “tejer con las dos lanas. Porque lo que conocemos como el estereotipo es el hada pasada por un baño de almíbar. En las historias originales, estos personajes son más que ambiguos. Roban niños de sus cunas, por ejemplo, y los reemplazan por el Changeling (o Impostor), criaturas que ellas dejan para ocupar el sitio de los bebés humanos. Desde tiempos remotos se habla del anhelo de las hadas por poseer niños humanos. Y cuando la madre descubre el trueque, tiene que avivar el fuego y arrojar, sin más, al impostor, que, transformado en humo, sale por la chimenea “riéndose y gritando”, como dice el cuento medieval. Es cierto que la hadas son encantadoras, bellas, cuidan de nuestros jardines y hacen más violetas a las violetas... Pero vienen de historias más rudas, que la literatura infantil a menudo desconoce”.
Este es un trabajo de investigación sobre tradiciones y leyendas populares que la autora define como “el nieto de aquel que escribió en 1993 (que era para adultos) y que ilustró Renata Schussheim”. “Ahora las hadas se pusieron de moda, se subieron a los tacones altos, se peinan de peluquería. Perdieron un poco su halo silvestre. Pero yo quiero rescatar al hada profunda, a la más agreste, a la irlandesa que guarda sus tesoros en túneles secretos y que habita en las colinas huecas. Esa para la que se inventó la palabra glamour en el siglo XVIII. Y me gusta que los niños conozcan algunos de sus rasgos.”
Laura y Lola –autora e ilustradora, respectivamente– son además madre e hija. Ambas coinciden en que dar a luz juntas este libro fue una aventura. “Se me hizo difícil sumergirme en un texto tan consistente –cuenta Lola–, con sus ideas propias y tan visual... Fue un trabajo muy delicado, de mediar entre lo que el texto sugería, lo que yo quería aportar, y lo que mi mano podía interpretar. Además, a los pocos meses de planteado el proyecto quedé embarazada, con lo cual se sumó toda una serie de misterios y paisajes que pedían su propio espacio. Pero todo el tiempo tuve la certeza de que si me había embarcado en esto en un momento tan especial, la producción tenía que ser fruto de una conexión verdadera con lo que estaba haciendo. Y lo que siento como un logro es haber estado ahí, en cada una de las ilustraciones.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada